Economistas de Francia y Alemania piden reformar las reglas fiscales de la eurozona

Berlín – Un grupo de economistas de Francia y Alemania aboga por reformar las reglas fiscales de la eurozona y crear una entidad de supervisión independiente para fortalecer la moneda única europea y protegerla de futuras crisis.

Los Gobiernos de Berlín y París están intentando dar un nuevo impulso para reformar la Unión Europea (UE) y la propuesta de los economistas intenta conciliar las posiciones de ambos países: las demandas alemanas de más disciplina fiscal y la voluntad de Francia de compartir los riesgos económicos de la moneda única.

El documento, llamado «Reconciliar el riesgo compartido con la disciplina de mercado: una aproximación constructiva de la reforma de la eurozona», está firmado por prestigiosos economistas de los institutos Bruegel, Ifo, DIW y Sciences Po Paris, entre otros.

«Nuestro objetivo no es dejar las cosas como están. Europa necesita reformas y tienen que pasar necesariamente por Francia y Alemania», dijo Marcel Fratzscher, del instituto alemán DIW, en la rueda de prensa de presentación del informe, el pasado 17 de enero en Berlín.

En el documento de 25 páginas, los economistas advierten que, aunque la zona euro está viviendo «una recuperación robusta tras casi una década de estancamiento», ésta sigue siendo «frágil».

A pesar de la recuperación económica actual, la necesidad de reformar la arquitectura de la eurozona «es fuerte», apuntan los economistas, y piden «un giro en la gobernanza fiscal y financiera de la eurozona».

Reglas ‘simples y transparentes’ 

Las reglas fiscales definidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que establecían que los Estados miembros no podían superar un 3% de déficit público en relación con el PIB, «no han funcionado bien», reconocen los autores del informe.

«Los déficit públicos excesivos se han acumulado por la crisis bancaria y la gran recesión [de 2008], pero también porque o bien los países no cumplieron con las normas fiscales europeas o bien porque las reglas no fueron lo suficientemente estrictas en el momento adecuado», añaden.

Según los expertos, el mal funcionamiento de las reglas fiscales actuales se explica tanto por su contenido como por la manera en que se supervisan y se aplican. «Los acuerdos de déficit provocan una política fiscal cíclica, en la que, por ejemplo, se gasta más en tiempos de bonanza y menos en los malos tiempos», indican.

En consecuencia, reclaman reglas fiscales «tan simples y transparentes como sea posible». También piden un control fiscal tanto a nivel nacional así como por parte de un organismo supervisor independiente a nivel europeo. Y su aplicación, destacan, no puede «basarse únicamente en la amenaza de sanciones que no son creíbles».

«Estamos aprendiendo las lecciones de la crisis de la eurozona, que nos enseñan que hubo falta de solidaridad, pero también falta de responsabilidad antes de la crisis», dijo a la AFP uno de los autores del informe, el profesor de Sciences Po Paris, Philippe Martin.

Según el analista Frederik Ducrozet, del banco Pictet, ya es un «gran éxito» que «economistas franceses y alemanes, que tienen visiones muy distintas, logren llegar a una posición común». «Ahora empieza lo más difícil», con la intervención de los responsables políticos, escribió en Twitter.

En el mismo sentido, el nuevo presidente del Eurogrupo, el portugués Mario Centeno, aseguró que «el statu quo no es una opción», en una entrevista publicada por el periódico económico alemán Handelsblatt.

Por Daphne Rousseau