El contenido es de uso gratuito, pero está sujeto a unas condiciones de uso. Consulte nuestras FAQ para conocerlas.
Si usted pulsa en las opciones Download/Embed (descargar/insertar), reconoce que ha leído y ha aceptado las condiciones de uso.
Download

El español De Guindos, de Lehman Brothers a la vicepresidencia del BCE

Madrid - El ministro español de Economía, Luis de Guindos, único candidato a la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE), ha hecho carrera en el sector público, desde donde orquestó planes de austeridad históricos, y en el privado, como presidente de Lehman Brothers en la península Ibérica.

Nombrado ministro a finales de 2011, con el regreso del Partido Popular al poder, este influyente miembro del gobierno de Mariano Rajoy estaba al mando cuando España evitó un rescate global de su economía, a costa de un rescate europeo de su sector bancario en 2012, con un préstamo de más de 40.000 millones de euros.

Una foto dio la vuelta al mundo en 2012: en ella se ve al entonces presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, simulando ahorcar a De Guindos, en un símbolo de la presión de la Unión Europea (UE) sobre una España en crisis para que redujera su enorme déficit.

Justo antes de asumir la cartera de Economía, De Guindos era parte del consejo de administración de una de las entidades salvadas del colapso, Banco Mare Nostrum.

La ayuda europea a los bancos españolas estuvo acompañada de condiciones que abarcaban al conjunto de la economía y seguida de medidas drásticas de austeridad.

Ahora, el ministro de 58 años se congratula de que el gobierno logró revertir la situación, haciendo hincapié en la reducción del déficit y la salida de la recesión a finales de 2013. "Para mí es la principal satisfacción como ministro de Economía, que esta trayectoria nos haya llevado de una situación en la cual estábamos al borde del colapso, a una situación en la cual, aunque todavía falta mucho, es el quinto año de crecimiento", dijo recientemente.

España cerró 2017 con un crecimiento de su PIB del 3,1%.

De frente amplia y mirada seria, este aficionado a los relojes de lujo considera haber tranquilizado a los mercados financieros.

Sin embargo, la tasa de desempleo en España sigue siendo muy elevada (16,5%), así como el dato de empleo precario y deuda pública (98,7% del PIB).

Estudiante aplicado

Con fama de "estudiante aplicado" en el seno del Eurogrupo, De Guindos fue calificado de "excelente ministro" por el exministro de Finanzas alemán Wolfgang Schauble, defensor de un manejo riguroso de los déficits.

Más recientemente, el comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, lo definió como "un hombre de una gran calidad", mientras que en España es usualmente descrito como el ministro más competente del gobierno.

En 2015, De Guindos intentó dirigir el Eurogrupo, pero perdió frente al holandés Jeroen Dijsselbloem y, aunque su nombre volvió a circular en 2017 para sucederlo, no se presentó como candidato.

Al anunciarse su candidatura al BCE, el partido de izquierda radical Podemos lo llamó "el mejor siervo de los buitres financieros". El Partido Socialista se negó a apoyar su postulación, criticando su perfil "político".

"Lo importante es que la persona que sea elegida defienda la independencia y la profesionalidad del BCE", respondió De Guindos. "Yo lo he hecho como ministro. Si soy elegido, lo seguiré defendiendo", agregó.

Nacido el 16 de enero de 1960 en Madrid, este licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales dirigió la consultora financiera AB Asesores antes de trabajar en el ministerio de Economía a partir de 1996 y convertirse en secretario de Estado de Economía de 2002 a 2004, en el gobierno de José María Aznar.

Tras la vuelta al poder de los socialistas en 2004, De Guindos regresó al sector privado. Fue presidente para España y Portugal entre 2006 y 2008 de Lehman Brothers, el banco que quebró en septiembre de este último año asfixiado por la crisis de las 'subprimes'.

Casado y con dos hijos, De Guindos se ha mostrado partidario de la creación de un cargo de ministro de Finanzas de la zona euro, así como la instauración de un fondo monetario europeo y una coordinación más estrecha de las políticas presupuestarias.

Por Emmanuelle Michel