El nuevo Partido del Brexit, al asalto de Estrasburgo y luego de Westminster

Londres – El eurófobo británico Nigel Farage, que tras abandonar en diciembre el UKIP encabeza ahora el nuevo Partido del Brexit, tiene un plan de batalla claro: diezmar a los conservadores en las elecciones europeas para luego irrumpir en el Parlamento de Westminster.

Dos sondeos publicados por la prensa británica el 12 de mayo sitúan a su partido, creado en febrero, en cabeza de las intenciones de voto para las elecciones europeas, que Reino Unido celebra el 23 de mayo. Un sondeo de Opinium para The Observer le da un 34% de votos, muy por delante de laboristas (21%) y conservadores (11%). Otro, de ComRes para The Sunday Telegraph, da el 27% al Partido del Brexit, el 25% al Partido Laborista y el 13% al Partido Conservador.

Más preocupantes para los Tories en el poder: el Brexit Party les superaría según otro sondeo en caso de legislativas anticipadas, que podrían organizarse si se lanza, y prospera, una moción de censura contra la primera ministra Theresa May. Según dicha encuesta, también de ComRes, la formación de Farage obtendría 49 diputados, convirtiéndose en el segundo partido político británico, por detrás de los laboristas de Jeremy Corbyn.

Empantanados en una gestión desastrosa del Brexit, los conservadores no lanzaron oficialmente su campaña para unas elecciones europeas en las que prefieren mantenerse discretos. Casi tres años después del referéndum en el que el 52% de británicos votó por salir de la Unión Europea, es «difícil» para los Tories hacer campaña ante unos votantes «enfurecidos», dice Ashley Fox, líder de los eurodiputados conservadores británicos.

Por su parte, el laborismo, principal fuerza de oposición, paga las consecuencias de la indefinición de Corbyn sobre el Brexit y corre el riesgo de que sus militantes euroescépticos se vayan masivamente al partido de Farage.

Negociar con Bruselas 

En caso de victoria en las elecciones europeas, Farage, de 55 años, pretende «exigir que los eurodiputados del Partido del Brexit entren a formar parte del equipo del gobierno británico que negocia» con Bruselas, explicó el 12 de mayo a la BBC.

En opinión de Matthew Goodwin, politólogo de la Universidad de Kent, esta nueva formación «tiene el potencial de ser mucho más que un destello». «Está atrayendo votos de grupos específicos de la sociedad -principalmente conservadores desilusionados y miembros de la clase trabajadora- que se sienten muy enfadados por el Brexit ‘blando’ o por porque quizás no haya Brexit«, explica.

Farage espera registrar el mismo éxito que algunos de los movimientos populista en los que se inspira. Así, confió al Daily Telegraph haber visto con «absoluta fascinación» el éxito del movimiento Cinco Estrellas en Italia y no oculta su atracción por Donald Trump. En 2016, fue el primer responsable político británico que se reunió con Trump tras su elección para la presidencia de Estados Unidos.

Y como Trump, Farage ataca a los medios, a los que reprocha una cobertura injusta. Y llegó incluso a calificar de «enemigo» a la BBC.

Aunque reconoce que es «tentador» para los electores votar por el Partido del Brexit, Fox advierte de que esto «no desembocará en nada». Y denuncia el trabajo de Farage en el Parlamento Europeo, donde es diputado desde 1999: «no trabaja (…) no defiende los intereses británicos. Lo que hace son discursos provocadores en los que insulta a nuestros amigos europeos y él cree que es divertido».

Pero si se realiza el asalto a los cielos que le pronostican las encuestas, la formación de Farage tendrá después que luchar para mantenerse: según un sondeo de YouGov publicado 13 de mayo, el 63% de británicos cree que el Partido del Brexit «no será probablemente un actor en la escena política británica dentro de diez años».

Por Pauline Froissart