El traslado de la Agencia Europea del Medicamento por el Brexit desata una batalla judicial

Londres – Para trasladar la sede que tiene en Londres en el marco del Brexit, la Agencia Europea del Medicamento debe rescindir su jugoso contrato de alquiler, lo que ha desatado la ira de su casero, que defiende su oposición ante la justicia británica.

Esta agencia, que debe abandonar Londres, donde estaba basada desde 1995 para mudarse a Amsterdam, afirma que el Brexit le permite poner fin prematuramente a su contrato, por varios cientos de millones de libras y una duración de 25 años.

Pero CWG, un poderoso grupo inmobiliario parcialmente en manos del fondo soberano catarí QIA, propietario del sector financiero londinense de Canary Wharf, afirma lo contrario. En junio de 2018 presentó una querella ante la Alta Corte de Justicia británica, que el pasado 16 de enero comenzó a examinar el caso.

El tribunal debe tomar una decisión antes de la fecha prevista del Brexit, el próximo 29 de marzo.

Las ciudades sede de las agencias de la UE. Gráfico: Paz Pizarro, Camille Camdessus y María Scarpinelli / AFP

La AEM, encargada de autorizar y controlar los fármacos en la UE, entrará oficialmente en funciones en Amsterdam el 30 de marzo porque sus estatutos prevén que esté basada en un Estado miembro de la UE.

Pero su alquiler londinense, de 13 millones de libras (15 millones de euros) anuales, va hasta 2039.

El Brexit «no era razonablemente previsible», argumentó su abogado, Jonathan Seitler, en un mensaje al tribunal. Pero para CWG, la salida británica de la Unión Europea está «en las antípodas del tipo de acontecimiento susceptible de poner en entredicho un arrendamiento».

Este caso es seguido muy de cerca por el sector inmobiliario en Reino Unido, porque podría sentar un precedente y alentar peticiones similares por parte de las numerosas empresas afectadas por el Brexit.