España busca un papel central en la defensa europea postBrexit

Rota, España- Con Reino Unido en la rampa de salida, España pasó a la ofensiva para reemplazarlo como uno de los actores centrales en la defensa europea y asumir en su base naval de Rota (sur) el mando de la operación contra la piratería en el cuerno de África.

Pero Madrid no quiere únicamente el centro de mando de la operación Atalanta, actualmente en la base británica de Northwood, sino también hacer de Rota el quinto cuartel general operativo (OHQ) de la Unión Europea (UE), que Reino Unido dejará vacante.

«La oferta española es un cuartel general para todo tipo de misiones», si bien «con el Brexit, la UE se queda sin un cuartel general de este tipo que está totalmente enfocado a Atalanta», explica el almirante Antonio Martorell Lacave, a bordo del buque español ‘Juan Carlos I’.

Este militar español está al frente de las maniobras militares MILEX18 que se desarrollaron en la base andaluza en abril, con las que España buscaba convencer a la UE de su capacidad para asumir el control de cualquier operación, como Atalanta.

La UE puso en marcha esta misión naval en 2008 contra los actos de piratería frente a las costas de Somalia, como el famoso secuestro del atunero español ‘Alakrana’ en 2009. Aunque los piratas liberaron a la tripulación tras recibir un rescate, dos de ellos fueron detenidos días después por militares europeos.

Para demostrar la capacidad de mando, el ejercicio militar escenificó así la liberación de un pesquero secuestrado por un grupo de piratas, en «un escenario marítimo más complicado que Atalanta» y que «cubre todos los aspectos del planeamiento de una operación a nivel estratégico», en palabras de Martorell.

El buque ‘Juan Carlos I’, helicópteros Chinook, Cougar y Tigre, aviones a reacción Harrier… Las fuerzas armadas españolas desplegaron todos sus encantos ante los representantes de todos los países de la UE, así como de la Comisión Europea, presentes durante el ejercicio.

Ante ellos, la ministra de Defensa española, María Dolores de Cospedal, defendió que si Rota se hace cargo de Atalanta, «supondría un reconocimiento del compromiso con la política de Seguridad y Defensa de la UE (por parte) de España», país que participa en «todas» las operaciones y misiones en curso.

Alianza hispano-francesa

El cuartel general de la operación Atalanta permanecerá en Northwood hasta la salida de Reino Unido de la UE en marzo de 2019, indicó una portavoz de la Comisión Europea, precisando no obstante que, «para entonces», los países tendrán que tomar la decisión sobre la nueva ubicación.

España ya movió ficha y presentó una candidatura conjunta y complementaria con Francia. Rota asumiría el centro de mando de Atalanta, mientras que la base francesa de Brest (oeste de Francia) se haría con el Centro de Seguridad Marítima para el Cuerno de África (MSCHOA), actualmente también en Northwood.

«La UE se ha convertido en un actor global en el Cuerno de África (…) Esperamos que nuestra propuesta conjunta contribuya a preservar este papel», defienden De Cospedal y su par francesa, Florence Parly, en una carta enviada el 28 de marzo a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Además del eventual futuro centro de mando de Atalanta, al que también aspira la base de Roma, que también acoge la operación Sofía contra los traficantes de migrantes en el Mediterráneo central, los europeos deben decidir en los próximos meses si prolongan la operación Atalanta, cuyo actual mandato expira el 31 de diciembre.

El número de ataques frente a las costas de Somalia en el océano Índico se ha reducido desde el tope de 176 registrado en 2011 hasta sólo siete en 2017, según cifras de la operación naval europea. En 2018, hasta el 11 de abril sólo se registró un ataque.

Por Toni Cerdà