España, Italia, Francia, Alemania… La UE, un socio de peso para Cuba

Madrid – La plena entrada en vigor el 2 de mayo de la ley Helms-Burton en Estados Unidos, que permite acciones judiciales contra empresas extranjeras que explotan bienes expropiados en Cuba, amenaza particularmente los intereses de la Unión Europea (UE), con España en cabeza.

La UE, que invirtió en 2017 unos 500 millones de euros en la isla, considera que la aplicación de esta ley de 1996 «contraviene el derecho internacional y recurrirá a todas las medidas adecuadas para abordar las consecuencias de la aplicación de la Ley Helms-Burton, incluidos sus derechos en la OMC y el uso del estatuto de bloqueo de la UE«, indicó la jefa de la diplomacia europea, Federicha Mogherini.

La Unión recuerda en una ficha técnica que es «el mayor inversor extranjero en Cuba sobre todo en los sectores de turismo, construcción, industrias livianas y agrícolas».

España

Según su ministerio de Asuntos Extranjeros, España es «el principal inversor en una amplia gama de sectores».

Aclarando que las autoridades cubanas no ofrecen detalles sobre los inversores precisamente para protegerlos de actuaciones de Estados Unidos, el gobierno español cifra en base a datos oficiosos la existencia en la isla de 37 empresas españolas, además de otras 8 mixtas en la zona especial del Mariel, para una inversión de 371 millones de euros para 2016.

El ejecutivo del socialista Pedro Sánchez, que en noviembre se convirtió en el primer jefe de gobierno español en visitar oficialmente la isla en 32 años, rechazó el 17 de abril la medida de la administración Trump.

En un comunicado aseguró que «deteriora las relaciones bilaterales entre países aliados, además de perjudicar seriamente el bienestar de la población cubana».

La presencia española destaca especialmente en el sector turístico, con 80 contratos de administración hotelera.

Como ejemplo emblemático, el Hotel Habana Libre de la capital cubana que está gestionado por el grupo español Meliá.

Italia

Las exportaciones italianas a Cuba alcanzaron los 388 millones de dólares (345 millones de euros) en 2017, según la oficina nacional de estadísticas cubanas, convirtiendo a ese país en el segundo proveedor europeo.

Italia suministra a la isla principalmente máquinas industriales y aparatos eléctricos, electrónicos y médicos.

En contrapartida, Italia importó 20 millones de dólares (17,8 millones de euros) en bienes cubanos en 2017, esencialmente bebidas, productos alimentarios, derivados del refinamiento del petróleo y productos químicos.

El pico de importaciones se alcanzó en 2013 con 70,8 millones de euros. Pero cayeron fuertemente el siguiente año, a los 21,3 millones de euros, un declive mantenido desde entonces.

Francia

Francia también juega un papel importante en Cuba con una treintena de empresas implantadas.

Entre ellas destaca el número dos mundial de las bebidas espirituosas Pernod-Ricard, poseedor de los derechos del ron cubano comercializado bajo la marca Havana Club e inmerso en una batalla jurídica con el estadounidense Bacardi por la venta del «verdadero ron de Cuba«.

El gigante de la construcción Bouygues y la sociedad Aéroports de Paris se encargan de la ampliación, modernización y gestión del aeropuerto de La Habana.

El gigante de los hidrocarburos Total está presente en la isla desde 1993 especialmente para la distribución de productos petroleros.

Además, el grupo hotelero Accor prevé inaugurar en septiembre un 5 estrellas en la capital cubana mientras que la empresa estatal SNCF afirmó el 13 de abril que esperaba firmar «en algunas semanas» un acuerdo para renovar talleres ferroviarios y locomotoras en Cuba.

Francia abrió en 2017 una antena de la Agencia Francesa del Desarrollo (AFD) en la isla para financiar proyectos de infraestructura y desarrollo sostenible con fondos extraídos de la renegociación de parte de la deuda cubana.

Alemania

Alemania, que reconoce tener inversiones «débiles» en Cuba, tiene escasa presencia de empresas en Cuba, destacando la energética Eff Management, MTU Friedrichshafen, que construye centrales para producir electricidad con diésel, y la transportista MAN.

«Alemania es, junto a China y cada vez más Japón, el mayor proveedor de material médico a Cuba«, según la agencia alemania para la inversión extranjera GTAI.

Braun, Otta Bock, Siemens, Carl Zeiss y Sartorius también operan en la isla pero sus importaciones son «muy volátiles».

Fuera de la UE, Canadá tiene inversiones significativas en Cuba, en sectores de energía, petróleo, gas y turismo, pero destacando en minería, al punto que la empresa Sherritt Mining es la principal inversora privada en la isla.