Luxemburgo, la tierra prometida de los portugueses