Después de Moody’s, S&P baja perspectiva de deuda de Italia

Milán – La agencia de calificación financiera Standard & Poor’s bajó la perspectiva de la deuda de Italia a negativa, aunque con un veredicto menos severo que la revisión de la calificación que hizo la agencia Moody’s, en medio de la pelea de Roma con la Comisión Europea sobre el presupuesto italiano.

La coalición gobernante, formada por la ultraderechista Liga y la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E), optó por un presupuesto contra la austeridad, pronosticando un déficit del 2,4% del PIB para el 2019 contra el 0,8% prometido por el anterior gobierno de centro-izquierda.

Bruselas rechazó el borrador de presupuesto, denunciando «una clara desviación, neta, aceptada y hasta reivindicada» de las normas europeas.

Standard & Poor’s encontró en esto motivos para rebajar la perspectiva de la deuda de Italia de estable a negativa, aunque no degradó la calificación, que se mantiene en BBB/A-2.

«La política económica y fiscal del gobierno italiano pesa sobre las perspectivas de crecimiento del país», dice S&P, que no siguió a su competidor Moody’s, que degradó la calificación italiana a BBB-.

Riesgo de ahogar la reactivación

«El camino económico y fiscal planificado por el gobierno erosiona la confianza de los inversores», como lo muestra el aumento del rendimiento de los bonos italianos, afirma la agencia, que prevé para 2019 un ratio de endeudamiento fiscal superior (2,7% del PIB) al proyectado por Roma (2,4%).

«La perspectiva negativa refleja el riesgo que la decisión del gobierno de endeudarse más no sólo exacerba la debilidad de la posición del presupuesto italiano sino que también ahoga la reactivación naciente del sector privado», afirma la agencia,

Un alto responsable europeo indicó que «Italia podría ser el próximo país en necesitar al MEDE», sigla de Mecanismo Europeo de Estabilidad, un fondo de rescate europeo para los países en crisis.

«Es una hipótesis a esta altura, pero es la realidad», agregó.

«Al proponer un presupuesto financiado en gran parte por el déficit, se ha generado un conflicto tanto con la Comisión Europea como con los mercados», afirmaron los analistas de Fidelity International, Andrea Iannelli y Alberto Chiandetti.

Desde mediados de mayo, fecha del inicio de las negociaciones para la formación de la coalición Liga-M5E, la Bolsa de Milán ha perdido un 22%. El sector bancario, que cuenta en su cartera con 372.000 millones de euros de deuda soberana italiana, según el Banco Central, fue el más afectado.

El diferencial entre las tasas de endeudamiento de Italia y Alemania se ha más que duplicado. Antes del anuncio de S&P cerró en leve alza, a 310 puntos, mientras que el FTSE Mib perdía 0,70%.

Los mercados y la Comisión Europea están preocupados por el presupuesto italiano porque el país tiene una enorme deuda de 2,3 billones de euros, lo que corresponde al 131% de su PIB, mientras que el resto de Europa se fijó el límite del 60%.

Roma tiene plazo hasta el 13 de noviembre para presentar un presupuesto revisado a Bruselas, de lo contrario está sujeta a un «procedimiento de déficit excesivo», que podría dar lugar a sanciones económicas.

‘¡Seguimos!’

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, adelantó que «confía» en la posibilidad de un acuerdo.

Por ahora Bruselas rechaza todo choque frontal. «Es muy importante que el diálogo continúe … y yo no voy a ser la persona que interrumpe ese diálogo», advirtió el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

«Debemos encontrar una solución común porque Italia está en el corazón de la eurozona» y «no veo a Italia sin Europa», dijo.

Sin embargo, los dos líderes de la coalición de gobierno, Matteo Salvini (Liga) y Luigi Di Maio (M5E), no tienen la intención de ceder ni de una pulgada.

«¿Las agencias de calificación no se dieron cuenta de la crisis mundial?», reaccionó tras la decisión de S&P Salvini, que recalca desde hace una semana su intención de no tocar ni una coma del proyecto de presupuestos.

Las agencias «no miden el bienestar de los ciudadanos de un país, pero aquellos que esperaban a S&P para seguir remando contra el gobierno tuvieron una mala sorpresa esta noche: la nota de Italia fue confirmada. ¡Seguimos! El cambio está en marcha», declaró Di Maio.