Euro, alianza, liderazgo, los interrogantes que genera el nuevo gobierno de Italia

Roma – Empezando por la estabilidad del pacto que componen los indignados del Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la ultraderecha nacionalista de la Liga, son muchos los interrogantes que rodean al nuevo gobierno de Italia.

Otro tema central que genera muchas dudas es el del euro, después de que un primer gabinete de esta alianza fuera rechazado por el presidente del país, Sergio Mattaroella, que vetó la elección de Paolo Savona como ministro de Economía por sus posturas euroescépticas.

A continuación, los principales temas que generan dudas sobre el nuevo gobierno italiano y sus respuestas:

¿Italia saldrá del euro?

Las dos formaciones han criticado ferozmente la moneda única, el euro, e incluso llegaron a contemplar la salida del sistema monetario en los borradores del programa común. Sin embargo, tanto la Liga como el M5E -con excepción de su fundador, el cómico Beppe Grillo- descartaron una salida unilateral y proponen más bien negociar los tratados tema por tema.

La Liga considera que el euro es «un experimento económico y social que ha fracasado» y aboga por una serie de reformas y eventualmente por una salida coordinada junto con otros países.

Savona, uno de los puntos clave de la discordia que calificó el euro como «una prisión alemana», permanecerá en el gobierno como encargado de los Asuntos Europeos.

El pacto de gobierno es claramente contrario a la política de austeridad exigida hasta ahora por la Unión Europea (UE) y por ello se corre el riesgo de enfadar a los socios de la llamada eurozona.

¿Entrarán en pánico los mercados financieros?

Desde el rechazo a través de un referéndum a la reforma constitucional de Matteo Renzi en diciembre del 2016, reina la incertidumbre sobre el futuro de Italia.

El programa común, poco ortodoxo, generó preocupaciones desde un principio, acentuadas con el fracaso del primer intento de formar gobierno, algo que atizó los temores de nuevas elecciones.

El diferencial, es decir la brecha de la tasa de endeudamiento a diez años entre Italia y Alemania, superó los 300 puntos esta semana, frente a un nivel de 130 que tenía hace tres, antes de comenzar a disminuir la brecha a medida que avanzaban los acuerdos.

En 2011, llegó a casi 600 puntos, generando la caída de Silvio Berlusconi.

¿Una alianza duradera?

Los dos líderes, Luigi Di Maio, del M5E, y Matteo Salvini, de la Liga, han repetido en todos los foros que tienen la intención de gobernar por cinco años, es decir toda la legislatura. Sin embargo, cuentan una mayoría frágil en el Parlamento de 32 votos de más en la Cámara de Diputados y de seis en el Senado. En Italia ambas cámaras tienen el mismo poder, así que deben contar con mayoría en ambas. Los parlamentarios deberán ser leales a toda costa. Y eso no siempre se logra.

Composición del nuevo gobierno italiano. Gráficos: Simon Malfatto, Sophie Ramis

¿Quién tendrá el poder de verdad?

Di Maio cuenta con más del 32% de los votos, obtenidos en solitario por su formación, frente al 17% de la Liga. Salvini sostiene que representa al 37% de la coalición de derecha, incluso si sus aliados no firmaron ni participaron en el «contrato» de gobierno. El liderazgo de Salvini dentro de la Liga es total, mientras que Di Maio debe mediar con los diferentes sectores y pesan las ideas de Beppe Grillo, el gurú del movimiento. La Liga de Salvini sigue aumentando en popularidad según las encuestas, mientras que el M5E ni disminuye ni crece.

Una incógnita que pesa es la influencia del magnate y ex primer ministro Silvio Berlusconi, aliado de Salvini, con quien Di Maio no quiere ni hablar.

¿Cuál será el papel del presidente?

El presidente de la República en Italia es el árbitro de la política y defensor de la Constitución. Elegido por el Parlamento en 2015 con el apoyo del centro-izquierda, Sergio Mattarella ya vetó a Savona como ministro de Economía y en las últimas semanas ha señalado que puede rechazar toda ley que considere inconstitucional o que no cuente con los fondos necesarios.

Garante de los compromisos internacionales, el Jefe de Estado también vigila sobre el respeto de los tratados internacionales, especialmente los europeos, así como sobre la adhesión histórica a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).