Europa tiene menos presos, pero aún hay cárceles superpobladas

Estrasburgo (Francia) – El número de detenidos en Europa retrocedió entre 2016 y 2018, incluida España, pero ocho países tienen problemas graves de sobrepoblación en las cárceles, según un informe del Consejo de Europa.

Durante este período, la tasa de encarcelamiento en Europa cayó un 6,6%, pasando de 109,7 a 102,5 presos por cada 100.000 habitantes, indica una encuesta de la Escuela de Criminología de la Universidad de Lausana, en Suiza, que elabora cada año para el Consejo de Europa un informe sobre la población en las cárceles del continente.

El descenso es particularmente grande en Rumania (-16%), Bulgaria (-15%) y Noruega (-11,6%). En España, cayó un 3%. Al contrario, Islandia registró un crecimiento exponencial (+25,4%).

«El 31 de enero de 2018, había 1.229.385 presos» en los 44 países miembros del Consejo que respondieron al cuestionario enviado por la universidad, apunta el documento.

El último informe, publicado en marzo de 2018, mostraba un aumento del 2,2% del número de presos en las cárceles europeas (859.102). Si se añadían las estimaciones sobre Rusia (Moscú no mandó datos el año pasado, al contrario que este año), esta cifra pasaba a 1,5 millones.

Número de presos cada 100.000 habitantes en los países europeos en 2018. Gráfico: Jonathan Walker y Valentina Breschi / AFP

Esta vez ni Turquía, ni Bélgica, ni Hungría enviaron estadísticas. Ankara, que realizó arrestos masivos tras el golpe de Estado fallido de junio de 2016, respondió al cuestionario, pero se notaron «inconsistencias en sus cifras» que no pudieron ser aclaradas «a tiempo», por lo que no fueron incluidas, explica la Universidad de Lausana.

Los países con más detenidos son Rusia (602.176), Reino Unido (84.373), Polonia (73.822) y Francia (69.596). «Rusia tiene muchísimos detenidos, lo que hace aumentar la media general europea», explicó el director del estudio, Marcelo Aebi. «Los países nórdicos, incluyendo Alemania y Holanda, son los que tienen las tasas más bajas», añadió.

Además, ocho países dijeron tener «problemas graves de sobrepoblación en las cárceles», entre ellos Rumania (120 detenidos para 100 plazas), Francia (116) e Italia (115). España, al contrario, se encuentra por debajo de la media europea, con 71 presos por cada 100 plazas. La tasa media europea es de 91.

El informe revela también una disminución del número de detenidos extranjeros, que pasó de 16,7% en 2016 a 15,9% en 2018. Sobre este punto, Aebi destaca «una división clara entre el oeste y el este de Europa». La mayoría de estos detenidos están en países del norte y el oeste de Europa, en donde más del 25% de los presos son extranjeros.