El transporte aéreo europeo despega despacio

París – Tras el golpe que ha supuesto para las compañías aéreas la covid-19, el tráfico se reanuda tímidamente en Europa a medida que se van abriendo las fronteras, pero miles de empleos siguen amenazados.

Una recuperación muy lenta

Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), las restricciones de la circulación y el temor de los viajeros harán que el tráfico se reanude primero en los mercados internos, después en los continentales y, al final del cuarto trimestre, en los intercontinentales. Pero habrá que esperar a 2023 para recuperar el nivel que había en 2019.

Los países de la Unión Europea (UE) decidieron el 30 el junio reabrir sus fronteras a una quincena de naciones, entre ellas Uruguay, a partir del 1 de julio. En la lista no está EEUU. China sí, pero con condiciones.

En Europa, en la semana del 15 al 21 de junio, se realizaron 7.706 vuelos de media por día (-77,9% respecto al mismo periodo en 2019), principalmente por Turkish Airlines, Lufthansa, Wizz Air, Wideroe, DHL y Air France, según la organización Eurocontrol.

El aeropuerto francés de París-Charles de Gaulle registró el tráfico más intenso, seguido de Fráncfort, Schiphol (Ámsterdam), Heathrow (Londres) y Estambul.

A nivel mundial, el tráfico de pasajeros tocó fondo en abril, con una caída del 94,3% (medido en kilómetros-pasajeros de pago o RPK) en relación con el mismo mes del año pasado.

Los principales destinos en Europa

Lisboa, la capital portuguesa, estaba en lo alto de la lista de las reservas de billetes de avión en Europa en la primera quincena de junio, por delante de París, Ámsterdam, Atenas, Roma, Madrid, Fráncfort, Viena, Barcelona y Londres, según datos difundidos el lunes por la agencia especializada Forwardkeys.

Hace un año, la capital británica era el principal destino en reservas. Esta caída traduce el efecto de las medidas de cuarentena decretadas, según la firma.

Gráfico: Patricio Arana y Sophie Ramis / AFP

«Los países que han decretado medidas de cuarentena han observado bajas del tráfico similares a una prohibición total de vuelos», dijo por su parte Brian Pearce, economista jefe de IATA. Ésta aboga por el establecimiento en aeropuertos y compañías de medidas sanitarias (mascarilla, toma de temperatura y declaración de salud).

¿Lo peor está por venir?

Las ayudas gubernamentales «han salvado miles de empleos y han permitido a las compañías mantener las conexiones. Pero temo que lo peor esté por venir», comentaba a mediados de junio Rafael Schvartzman, vicepresidente de la IATA para Europa.

Habitualmente, «las compañías cuentan con la temporada de verano para constituir reservas financieras para los meses de invierno, más difíciles. Pero este año «no habrá reservas de verano», advirtió.

Las compañías aéreas registrarán unas pérdidas netas de 21.500 millones de dólares (19.145 millones de euros) en 2020, frente a un beneficio neto de 6.500 millones en 2019, lo que podría amenazar a «6-7 millones de empleos ligados con el tráfico aéreo en Europa», según la IATA.

Los recortes en Europa

El 3 de julio, Air France presentará el impacto sobre el empleo de su «plan de reconstrucción», que pasará por una reducción drástica de las conexiones interiores y, según los sindicatos, suprimirá miles de empleos.

Guillaume Faury, presidente ejecutivo de Airbus, que ha reducido la cadencia de producción en un tercio, ha advertido de que el grupo podría verse abocado a decisiones «amargas» y «difíciles» para el empleo «antes de finales de julio».

En la última semana, el grupo suizo de servicios aeroportuarios Swissport anunció la supresión de más de 4.000 empleos solo en Reino Unido. La empresa de ordenación del interior de aviones Jet Aviation va a suprimir unos 200 empleos en su base del aeropuerto franco-suizo de Basilea-Mulhouse. El operador suizo de tiendas de duty free Dufry va a reducir sus gastos de personal del 20% al 35%.

Las compañías Lufthansa y Turkish Airlines van a cerrar la filial alemana de su empresa conjunta Sunexpress, amenazando a 1.200 puestos. El brazo austriaco de Level, la filial de largo recorrido de bajo costo británico de IAG, ha cesado su actividad.

Por Sonia Wolf